Logo

Inicio  > La Administración Penitenciaria  > Fin y principios

Fin y principios

Fin de la Administración Penitenciaria

La Administración Penitenciaria tiene claramente definidos sus fines en el artículo 25.2 de la Constitución Española y en el artículo 1 de la Ley Orgánica General Penitenciaria, resumiéndose en las siguientes:

  • Reeducación y reinserción social de los sentenciados a penas y medidas penales privativas de libertad.

  • Retención y custodia de detenidos, presos y penados.

  • Asistencia y ayuda de los internos y liberados.

La finalidad de la Administración Penitenciaria consiste en dirigir todos los medios personales y materiales hacia la retención y custodia de detenidos y presos así como el tratamiento de las personas penadas, procurando que el régimen de cada centro garantice la convivencia ordenada de todas ellas, y consiga generar, de esta forma, las condiciones idóneas para desarrollar las actividades de tratamiento.

El fin de la institución es la resocialización de sus reclusos y para garantizar el éxito de esta finalidad son numerosísimos las intervenciones y programas de tratamiento que se han puesto en marcha, con la ayuda tanto de nuestros profesionales como de organizaciones externas.

La finalidad de los programas de tratamiento sobre la base de su aceptación voluntaria por parte de los internos, pretende dotar a estos de recursos y estrategias que les ayuden a superar sus propios problemas con el objetivo de reincorporarse a la sociedad siendo auténticamente libres como ciudadanos, sujetos de derechos y deberes.

Principios de la Administración Penitenciaria

  • Principio de legalidad - Recogido en el artículo 103.1 de la Constitución Española y que establece que la Administración Pública debe actuar con pleno sometimiento a la Ley y al Derecho. Dicho principio queda igualmente amparado en el artículo 2 de la Ley Orgánica General Penitenciaria y por el artículo 3.1 del Reglamento Penitenciario que establecen como límites de dicha actuación la Constitución, la Ley, los reglamentos y las sentencias judiciales

  • Conservación de los Derechos Fundamentales - El propio texto Constitucional declara en su artículo 25.2 la conservación de los derechos fundamentales salvo los limitados por el contenido del fallo condenatorio, el sentido de la pena y la ley penitenciaria.

  • Principio de control jurisdiccional de la actividad penitenciaria - En el caso de la Administración Penitenciaria, dicho control le corresponde a los Juzgados de Vigilancia Penitenciaria.

© Copyright 2015 - Ministerio del Interior - Secretaría General de Instituciones Penitenciarias
Aviso legal